el tiempo de las gaviotas



llevo tres horas escuchando las olas frente al mar,... hace un año, hace un siglo, o alguna remota vez tal vez en esta misma playa, perdí la vida ahogado, por un intervalo corto de tiempo, arrastrado a merced de las olas, envuelto en la violenta tranquilidad del mar… el mar y su lenguaje

muchas veces, la mas libre de mis almas, escapa, viene a esta misma playa... camina sin problema sobre las piedras, se sienta al borde, esperando cada reventar de las olas, capturando con su mirada el reflejo de la luna sobre la espuma, luego sube a alguna barca abandonada y se pierde en ella


tres horas frente al mar, cinco años, un siglo... no importa... por aquí anda un alma, quien sabe si alguna vez fue mía.. la he venido a visitar, y cuando me vaya de este lugar no vendrá conmigo, se quedara, y solo me encontraré con ella en sueños, en diferentes lugares y diferentes tiempos


a veces camina por acá otras almas.. todo el tiempo en completo silencio, como sueños, otras como sentimientos visuales intrincados,... lo que no se es si ellas me visitan solo a mi o pueden visitar a otras personas, espero en otra vida ser una de ellas, visitar los sueños de las personas, ser el barquero de sus sueños, sentarme en la orilla como estoy ahora y observar a las gaviotas… girando en el cielo abierto, en su templo sin muros


solo algo que me llamó la atención... esta alma de la que hablaba primero comparte mucho de su tiempo con las gaviotas, he llegado a creer que tiene algún entendimiento con ellas: pensamientos visuales, que es el lenguaje con el que las gaviotas entienden


tres, cinco horas frente al mar, en ocasos como este, en que el sol es un disco naranja apoyado sobre la línea del mar, las gaviotas se reúnen mar adentro en vuelo circular, para llevar a cabo una de sus ceremonias… despedir el sol del día. volando junto a las gaviotas viejas que hoy desaparecerán persiguiendo el horizonte luminoso, buscando encontrarse con el sol y volver al día siguiente, así como vuelve el sol

0 comentarios: